En Lohe Protech Industrial somos una empresa dedicada al recubrimiento, desbaste, pulido y abrillantado de pisos, trabajamos con un proceso de desbastado y pulido en seco que trae beneficios como trabajar en áreas limitadas y libres de polvo obteniendo el gran beneficio del brillo.


Dentro de los pisos industriales existen los pisos epóxicos, los cuales luego del uso constante, es necesario recuperar la apariencia original y evitar percudido y desgaste prematuro.


La poca limpieza con los materiales y métodos adecuados para evitar el daño en la apariencia del piso polimérico, provocan deterioro en los pisos y resinas impermeables.


Los pisos epóxicos son bastante resistentes a bases y ácidos diluidos, hidrocarburos, agua y algunos disolventes; sin embargo, los cuidados en los primeros días de haber sido instalados son muy importantes pues, pueden tardar desde 1 o hasta 4 semanas para alcanzar su máximo desempeño.


Debido a todo esto es que los procedimientos de limpieza para este tipo de materiales son sumamente importantes


LIMPIEZA

  • Estos pisos pueden limpiarse solo con agua y detergente industrial, todo depende del tipo de manchas y su concentrado.
  • Los pisos que tienen antiderrapante y textura van a retener más suciedad con mucha más facilidad, por lo que demeritará su apariencia por ello la necesidad de una limpieza frecuente.
  • Los productos abrasivos a base de solventes, ácidos o bases concentrados están prohibidos para su uso constante o en grandes cantidades.
  • No es favorable para tu piso utilizar cepillos metálicos, lijas, discos abrasivos, viruta metálica, etc.
  • Sigue siempre las recomendaciones de los fabricantes; sin embargo, no los dejes demasiado tiempo en contacto con la superficie a limpiar.
  • Utiliza abundante agua y siempre a presión media, talla con cepillos de plástico.
  • Seca por completo la superficie para evitar accidentes.
  • Puedes mejorar el brillo de tu piso con ceras acrílicas. Esto ayudará a que el piso se ensucie menos; sin embargo, podría generar conflictos al echar una nueva mano de recubrimiento.
  • Utiliza herramientas de baja intensidad mecánica y química que limpien sin dañar.
Si la limpieza que realizarás es poco profunda, utiliza detergentes neutros y talla con la una pulidora con discos de fibra o con un trapeador en forma manual.